Tipos de puertas para el interior de la vivienda

Tipos de puertas para interior de vivienda

 Las puertas forman parte de la estructura y distribución interior de una vivienda. También son un elemento decorativo y funcional que aporta calidez, diseño, recogimiento e intimidad. 

Aunque tradicionalmente el protagonismo de las puertas en la decoración de una casa ha sido escaso, esta situación se ha revertido gracias la sofisticación de materiales y variedad de diseños, situándose al nivel de paredes, azulejos y suelos. 

¿Conoces qué tipos de puertas puedes incorporar a nuestro hogar? ¡Te lo contamos a continuación!

 

Puerta opaca con apertura abatible

Es la más común en los hogares, el tipo de puerta básica que siempre es un acierto, de una sola hoja o de dos hojas para estancias más grandes. Aunque el concepto no ha cambiado mucho, su diseño ha ido evolucionando con las diferentes tendencias de decoración en cuanto a colores, tipos de molduras y materiales.

Lo más frecuente es que las puertas de paso y rodapiés posean el mismo acabado, en color madera o lacado en blanco. Este tipo de puertas tienen la ventaja de que son neutras y atemporales, así que no te cansarás de ellas. El color de los herrajes y el estilo de las manillas nos permitirán personalizarlas a nuestro gusto.

Las puertas abatibles son las más eficaces en cuanto a aislamiento térmico y sonoro, ya que permiten cerrar la estancia de forma estanca, contribuyendo así al confort de sus habitantes y al ahorro energético.

 

Puertas correderas, empotradas y exteriores

Las puertas correderas resultan ideales para espacios reducidos en los que queremos aprovechar al máximo las posibilidades de la estancia. Son cómodas, dinámicas y aportan un extra de diseño especial a la casa.

En términos generales existen dos tipos de puertas correderas: empotradas o embutidas y exteriores. Las primeras se mimetizan con la pared al deslizarse por dentro del tabique y necesitan ser colocadas de obra. Las exteriores se deslizan por la parte exterior de la pared a través de una guía corredera, que queda a la vista. 

Ambas cumplen con el objetivo de ahorrar espacio de apertura y, mientras que la primera pasa más desapercibida, ideal para espacios minimalistas; la segunda nos ofrece la oportunidad de destacar dicho elemento decorativo, por ejemplo escogiendo una moldura especial diferente a las del resto de la casa y unos anclajes y raíles con efecto envejecido que la conviertan en la puerta más bonita de nuestra vivienda.

 

Puertas acristaladas

Las puertas que combinan madera con vidriera son muy frecuentes en salones y cocinas. Su uso aligera visualmente las estancias, nos aporta sensación de amplitud y permite el paso de luz de unas habitaciones a otras. 

En cuanto al diseño olvídate de la típica puerta de cristal biselada que teníamos hace 30 años en nuestras casas. Este tipo de puertas también ha ido evolucionando hacia estilos más sencillos y limpios, con vidrieras cuadradas, rectangulares, verticales, piramidales o tipo rejilla.

Podemos ir más allá y decantarnos por una puerta íntegramente de cristal. En las tendencias tipo industrial tenemos opciones que van de techo a suelo combinando cristal templado con hierro, una opción interesante por ejemplo para separar cocina y salón, una vez que hemos prescindido del tabique. En estos casos la puerta puede ser articulada de doble hoja o bien en formato corredera.

 

 

Estas son algunas opciones en cuanto a puertas interiores. En Loiola contamos con distintos niveles de personalización de tu hogar, donde podrás elegir, además de las puertas, los azulejos, baldosas, suelos, pintura y cocina. Visita nuestras promociones para encontrar la vivienda que mejor se adapta a tus necesidades y no dudes en solicitar más información, te atenderemos encantados.

5 Ideas para decorar tu hogar con papel pintado
Cómo aprovechar la luz natural de tu hogar
900 102 220 #yomequedoencasa