¿Qué opciones tienen los jóvenes en cuanto a la compra de vivienda?

Dada la situación actual, son muchos los jóvenes que no se plantean aún la compra de vivienda y, los que lo hacen, se enfrentan a dificultades para enfrentar los gastos iniciales. Es por este motivo por el que la mayoría opta por un alquiler, aunque, como ya sabemos, en muchas ocasiones sale más rentable tener una hipoteca.


Para intentar cambiar este panorama, son muchos los bancos o diputaciones los que hacen por facilitar la compra de vivienda a los jóvenes. Te contamos cuáles son las medidas y productos que este sector de la población tiene a su alcance a día de hoy:


 

Cuentas de ahorro vivienda

 La cuenta de ahorro vivienda es un plan de ahorro que te permite desgravar de la renta de cada año un porcentaje del dinero que ingresas en esta cuenta, siempre que realices la compra en un plazo de cuatro a seis años, dependiendo de la regulación de tu comunidad autónoma, desde la fecha de apertura de la cuenta. 

Actualmente no todas las comunidades autónomas cuentan con esta ventaja. Pero, en el País Vasco aún se mantiene esta ventaja fiscal para incentivar la compra de vivienda entre los jóvenes. 


Siguiendo con el ejemplo del País Vasco, la cuenta de ahorro vivienda permite la desgravación año a año de de la cuota del IRPF de un 23% del saldo que ingreses en la cuenta, en un plazo no superior a 6 años. El importe de este ahorro no puede superar 1.995 euros. A efectos prácticos se pueden ingresar 8.500 euros y llegaríamos al límite de ahorro fiscal de 1.995 euros.


Además, los jóvenes cuentan con bonificaciones en el tipo de interés, menores comisiones de apertura y, en algunos casos, una financiación del 90% de la vivienda. 


Requisitos de las hipotecas para jóvenes

Para que el banco conceda una hipoteca a una persona jóven es necesario que se cumplan una serie de requisitos.


En primer lugar entrarán en este grupo las personas menores de 35 años que quieran acceder a una hipoteca de primera vivienda. 


Deberá tener unos ingresos mensuales netos mínimos, contrato estable, y estar al día con las distintas deudas que has podido contraer en el pasado. El contrato indefinido aporta más garantías de pago a largo plazo y por tanto una mayor facilidad de acceso a la hipoteca. Los bancos suelen exigir que el importe a pagar de manera mensual no supere el 33% de tus ingresos netos. 


Por último, la persona que vaya a solicitar un préstamo deberá tener ahorrado, aproximadamente, el 20% del precio de la tasación de la casa.


Situación actual del mercado

Para poder analizar de manera correcta la situación del mercado es necesario hacer una comparación entre el alquiler y la hipoteca


Un indicador clave para compararlos es la tasa de esfuerzo, que consiste en saber qué porcentaje de ingresos mensuales van destinados a la hipoteca o el alquiler. Y actualmente, la tasa de esfuerzo media de una vivienda estándar en el caso del alquiler se sitúa entre el 40% y el 60%, en cambio, la tasa de esfuerzo de las hipotecas se sitúa por debajo del 33% recomendado. 


Además, debemos tener en cuenta que cuando compramos una casa estamos invirtiendo y obteniendo un seguro para nuestro futuro, a diferencia del alquiler que supone un gasto mensual importante del cual no puedes obtener ninguna rentabilidad.  



En Loiola te animamos a que conozcas nuestras promociones y elijas la que mejor se adapta a tus necesidades. No dudes en ponerte en contacto con nosotros, te ayudaremos en todo lo que necesites. 

Consejos para elegir las cortinas de tu hogar
Ventajas de una fachada ventilada cerámica
900 102 220 #yomequedoencasa