Cómo reducir la factura del agua en una vivienda

grifo post

El agua es un elemento fundamental en nuestro día a día y su correcta gestión requiere de unas pautas sencillas y eficaces que eviten malgastarla. Si realizamos un uso responsable reduciremos notablemente el número de litros desaprovechados, consiguiendo una disminución en el importe de nuestra factura a la vez que contribuimos a cuidar el medio ambiente.

¿Conoces qué puedes hacer para ahorrar agua en el hogar? A continuación compartimos una serie de consejos para reducir su consumo.

 

Reducir su uso durante las actividades de lavado y aseo

Una forma muy simple de reducir el consumo de agua en la cocina es cerrar el grifo mientras estamos enjabonando los platos, ya que es bastante común por inercia dejarlo abierto, así como aclararlos todos a la vez una vez terminado el proceso.

En el baño nos suele pasar lo mismo realizando acciones tales como ducharse o el cepillado de dientes. El primer paso para chequear si tenemos margen de mejora en este ámbito es tomar conciencia de cómo lo estamos haciendo, ya que muchas veces actuamos sin darnos cuenta.

Para los más pequeños de la casa el agua suele ser sinónimo de juego y aunque se permitan ciertos momentos de ocio, también debemos inculcarles el cuidado del agua como hábito de vida a través de pautas prácticas que eviten malgastar agua.

 

Utilizar sistemas de dosificación

Una ducha diaria puede llegar a consumir unos 20 litros por minuto, una cantidad de agua muy importante.  Además de reducir el tiempo y cerrar el agua en los momentos de enjabonamiento, es recomendable introducir algún cabezal dosificador para reducir el flujo de agua, posibilitando el ahorro de miles de litros al año.

La descarga de la cisterna consume en torno al 30% del total de agua que se utiliza en el hogar. Para dosificar su uso existen diferentes sistemas de evacuación de cisterna que permiten realizar descargas más reducidas.

 

Usar la lavadora y lavavajillas con carga completa

Es recomendable utilizar estos electrodomésticos con la carga completa, aprovechando la capacidad de estos y reduciendo el número de veces que los ponemos en marcha. Este consejo nos ayudará también a reducir la factura de electricidad.

El uso de lavavajillas y lavadora es una forma directa de ahorrar agua ya que consume un 40% menos que si lo realizamos a mano, además de eliminar de manera más efectiva las bacterias y las manchas difíciles gracias al lavado a alta temperatura. 

También es aconsejable utilizar programas rápidos o el programa ecológico, ya que específicamente están encaminados hacia la eficiencia de recursos. 

Otro factor importante son las etiquetas de eficiencia energética de los electrodomésticos, ya que nos indicarán la capacidad para realizar sus funciones con el menor gasto posible de energía. 

 

Controlar el uso de agua en las zonas ajardinadas

Si en nuestro hogar disponemos de zonas ajardinadas estaremos utilizando gran cantidad de agua. Un truco muy sencillo es regar las plantas a primera hora de la mañana o última hora del día, de esta manera el agua no se evapora por el efecto del sol y mantenemos la humedad de la tierra.

Si se trata de zonas pequeñas de jardín es recomendable decantarse por el riego manual ya que vamos a controlar mucho mejor la cantidad de agua que estamos aportando. Así mismo debemos evitar fugas de los distintos elementos de riego como pueden ser las mangueras, bombas de agua, grifos, etc.

 

 

Estas son algunas recomendaciones prácticas para ahorrar agua en la vivienda.  En Loiola te podemos asesorar sobre sistemas de eficiencia energética en el hogar. Descubre nuestras promociones, estamos a tu disposición para resolver cualquier cuestión.

¿Qué tipo de hipoteca elijo para la compra de vivi...
Ideas para amueblar dormitorios pequeños
900 102 220 #yomequedoencasa