Cómo conseguir que tu cambio de armario sea una tarea fácil

Ya hemos despedido a la primavera y decimos hola al verano por lo que el cambio de temporada supone también el cambio y organización de armarios. La botas, los jerséis o los abrigos dan paso a los vestidos sandalias o faldas.

El problema llega cuando tenemos que encontrar espacio o cuando nos encontramos con una gran desorganización. Organizar bien la ropa que no vamos a utilizar hasta la próxima temporada supondrá un mayor espacio y a la hora de sacar la ropa en unos meses será una tarea más fácil.


Para ayudarte a conseguir que este cambio sea más sencillo, echa un vistazo a estos consejos:


Descarta la ropa que no uses


Habitualmente solemos guardar muchas prendas aunque sepamos que ya no nos las vamos a poner, bien por pena o por si al año que viene se vuelve a poner de moda. Lo cierto es que debemos deshacernos de todas esas prendas y darles carpetazo a esos modelitos que solo ocupan espacio.

Para conocer cuáles son esas prendas, hay que hacerse una pregunta: ¿me emociona esta prenda? Es una cuestión que parece muy sencilla pero que hay que tener en cuenta ya que nos será de gran utilidad. La clave se encuentra en que si no nos encanta algo de nuestro armario, no nos hará falta.

 

Ordena todo perfectamente

La ropa hay que ordenarla en la medida de lo posible tanto por colores como por estilos, ayudándote así a visualizar de una manera sencilla qué ponerte cada día. Gracias a esta organización podremos tener la ropa para salir y la ropa para trabajar o para hacer deporte en zonas diferentes.

Una buena solución consiste en aplicar cajas grandes de mimbre, por ejemplo, que ayudan también en la decoración. En ellas podremos meter la ropa y clasificarla en diferentes criterios. Nos facilitara a la hora de buscar combinaciones, además de aportar un toque estético.

 

Cuelga la ropa

Hay algunas prendas que debemos colgarlas en vez de doblarlas. Como a veces ocupan más sitio así, debemos seleccionar cuáles deben estar dobladas y cuáles no para que no se amontonen ni se forme el caos. Pero, ¿cuáles son las prendas que siempre deberían ir colgadas?

La camisas son las prendas que más se pueden llegar a arrugar, por lo que siempre van colgadas. Las perchas adecuadas serán las que van de hombro a hombro y se deben colocar con cierto espacio entre una y otras para que no se arruguen. Al igual que las camisas ocurre con las blusas o vestidos de seda o tejidos que se arruguen fácilmente. Los jeans y pantalones, pueden ir en una percha múltiple para economizar espacio.

 

Los bolsos, recogidos

Suele costar encontrar espacio para nuestros bolsos pero es muy importante tenerlos a la vista para poder lucirlos todos y no acabar poniéndote siempre el mismo. Para evitar que acaben dando vueltas por casa existen muchas maneras de organizarlos.

Los organizadores de armario es una de las opciones, que consiste en colocarlo en la barra y se podrán almacenar varios de manera vertical, solución perfecta para bolsos pequeños y medianos. Otra solución se trata de las baldas, donde podrás ordenarlos en cajas o cestos sobre las baldas en el interior del armario para que no estén a la vista.


En Loiola contamos con armarios empotrados de grandes dimensiones por lo que guardar la ropa no será ningún problema en el caso de que sigas los consejos que te hemos ofrecido. Accede a nuestra web para ver las promociones que ofrecemos y si tienes cualquier duda ponte en contacto con nosotros a través de nuestro e-mail o teléfono de contacto.

 

¿Están las estancias de tu hogar bien iluminadas?
En qué hay que fijarse para elegir un buen barrio
900 102 220